Volver

Ya es hora de hablar de la Atención al Cliente

Emma Muñoz Descalzo
Por Emma Muñoz Descalzo
Publicado en 13 febrero, 2018

Mujer realizando una entrevista de trabajo

La atención al cliente siempre es un tema complicado. Si pones en Google las palabras ‘customer service’, seguramente te saldrán innumerables imágenes de modelos con traje de chaqueta y blanqueamientos dentales sentadas en un ‘call centre’ decorado al más puro estilo minimalista.

Pero, si se me permite, el buen ‘customer service’ o como bien lo españolizamos nosotros, atención al cliente, va bastante más allá de los ‘call centres’ donde alguien al otro lado del charco te recomienda ‘enchufar y desenchufar’ mientras tú pierdes los nervios.

La verdadera atención al cliente comienza en nosotros como dueños del negocio preguntando a nuestros clientes qué es lo que les gusta de lo que hacemo. Algo más humano, más cercano; como lo que hace nuestra madre antes de comer para saber si tiene que echarle más sal al guiso. El peor error de cualquier emprendedor será sentir vergüenza al preguntarle a su cliente si a su negocio le hace falta un poquito de sal o si por el contrario lo quiere menos salado la próxima vez.

Atender al cliente que ya tenemos es además de gratificante, mucho más barato y sencillo que encontrar uno nuevo. Te ahorra tiempo y quebraderos de cabeza (siempre que lleves a cabo una buena atención al cliente, claro).

Qué le preguntes le hará sentirse escuchado, querido o al menos, apreciado. Sabrá que tu negocio merece la pena porque tienen voz y voto y sin lugar a duda lo recomendará a sus amigos, conocidos… o a las malas también a sus enemigos, pero bueno, que lo importante es que al menos la voz se habrá corrido, ¿no?

Nota mental: estar abierto a las sugerencias de cambio de nuestros clientes es imprescindible llegados a este punto. Si no, ¿para qué narices preguntar?

¿Cómo fidelizarlos y hacerlos partícipes de tu negocio para que se queden? Precisamente por ello, aquí encontrarás tres sencillos pasos que te ayudarán a conservar ese valioso cliente que te has ganado.

Convierte a tus clientes en amigos

Puede que estés pensando que ya bastante complicado es quedar con los amigos que tienes como para encima hacer nuevos. Es cierto, me explico: los amigos abandonan más tarde el barco, son más pacientes y te quieren por tus valores y por lo que haces… ¡convierte a tus clientes en amigos, entonces!

En un negocio, tu personalidad, tus valores e ideas forman parte del buen hacer de tu actividad y eso tiene que enganchar a tus clientes, empatizar con ellos, hacer que se queden. Una empresa con valores a los que aferrarse siempre será más atractiva que una empresa que ofrece lo mismo, pero no transmite nada. Si tus valores encajan con los de tus clientes… ya tienes a los amigos que se quedarán, aunque las circunstancias cambien.

Grupo de oficinistas charlando en la pausa del café

Habla con ellos

Mantener una comunicación activa y relajada es fundamental, sobre todo si estás empezando. Te dará las pautas para saber cuál es tu público objetivo y cómo conseguir atraer a más gente interesada en tu trabajo.

En este momento puedes tratar con tus clientes de muchas formas: llamándoles, enviándoles encuestas… o mi favorita: en persona siempre que sea posible. La comunicación cibernética puede cansar y en el momento en el que reciban demasiadas llamadas o correos electrónicos se van a sentir como si les estuvieras acosando. Así no conquistarás su corazón… ni su bolsillo. Sin embargo, en persona puedes saber con certeza si estás siendo pesado o si, por el contrario, están interesados y enamorados de ti.

Nunca pierdas el norte

Perder el sentido de tu negocio puede ser la peor trampa para todo emprendedor. Está bien intentar gustar a todo el mundo, pero hay veces que sin duda será complicado si no mantienes tu identidad intacta.

De la mano de tus valores e ideas, tener clara tu identidad será tu punto de partida cada vez que no tengas claro por donde continuar o trabajar para mantener a tus clientes.

Y si ninguno de estos te funciona, puedes probar a sorprenderles de vez en cuando. ¿Qué mejor manera de atender a un cliente que mantener su ilusión por tu negocio viva?

Emma Muñoz Descalzo
Emma Muñoz Descalzo
Comenzó su formación en las artes escénicas, danza y canto desde muy joven, formación que completó con su grado en Comunicación Audiovisual en la Universidad Complutense de Madrid. En el ámbito de la comunicación ha trabajado en radio, televisión, cine y teatro para empresas como PostAway Radio, TeatroSol, Infomix TV, Mediaset España, Atresmedia o Real Madrid TV.
Back To Top